Nudismo Cabo de Gata (Almería)

Playas

Playa del Barronal

La playa del Barronal es una amplia playa, 800 metros de longitud, que se encuentra en la zona del Campillo del Genovés en el término municipal de San José, entre la playa de Genoveses y la de Mónsul. Esta magnífica playa es frecuentada por personas naturistas que disfrutan de este entorno totalmente virgen practicando el nudismo. Bordeando los acantilados que rodean esta playa hay un camino que lleva hasta otras calas más pequeñas llamadas calas del Barronal.

Esta playa es muy agradable, con arena fina y sin piedras, y unas condiciones para el baño óptimas, con una entrada al mar muy suave y progresiva. Los laterales de la playa están ocupados por formaciones rocosas de origen basáltico, que hacen muy evidente su origen volcánico, con sorprendentes formas. La parte trasera de la playa está ocupada por dunas, donde crecen las pitas y otro tipo de vegetación.

 De igual belleza que las playas de Mónsul o Genoveses, al encontrarse esta playa playa más alejada del camino de coches que las otras dos, es mucho menos concurrida. La mayor parte de los bañistas que la utilizan practican el nudismo, por lo que aunque oficialmente no esté catalogada como tal, de hecho es una playa nudista.

 ¿Cómo llegar?

Para llegar a la playa del Barronal debemos utilizar el camino que lleva a la playa de Mónsul. Pasamos de largo de la Playa de Genoveses y antes de llegar a Mónsul encontraremos una zona de aparcamiento señalizado donde debemos estacionar el vehículo. El camino andando hasta la playa es ancho y llano, de unos 800 metros de longitud.
 

Cala San Pedro

La única forma de llegar a la Cala San Pedro es andando o por mar. El camino andando es algo más de una hora de ida y otro tanto de vuelta. El camino empieza a la izquierda de Las Negras, debemos seguir las indicaciones Cala San Pedro, que nos llevarán hacia el norte hasta la cortijada del Estanquillo, allí aparcaremos el coche. La pista es ancha y cómoda para andar, la primera parte es cuesta arriba pero luego el camino se suaviza andando por encima de los acantilados de la costa. Es imprescindible que llevemos todo lo necesario pues allí no encontraremos nada (agua, comida y sobretodo no olvidemos bolsas de basura), debemos recordar que durante todo el sendero no hay un momento de sombra así que en verano puede ser pesado. Si no queremos andar la otra opción es alquilar en las negras una embarcación, que por 10 o 12 € nos llevarán por mar hasta la cala.

 La cala es un excelente lugar para el baño y la práctica del naturismo, con mezcla de arenas finas y más gruesas. La cala cuenta con una comunidad de personas que viven allí todo el año, los llamados hippies por la gente del parque, que viven primordialmente de la confección de artículos manuales hechos con cuero, conchas u otros materiales. Estos habitantes han construido sus hogares con materiales de la zona y viven desconectados de la modernidad y en harmonía con el entorno. En verano el número de habitantes se incrementa pudiendo encontrarse varias tiendas de campaña de jóvenes que han ido a pasar el verano o algunos días. Entre los habitantes habituales, los temporales y los turistas, puede que si visitemos la cala en los meses de verano nos parezca masificada, pero el resto del año es un remanso de paz y tranquilidad.

Una de las singularidades de esta cala es que tiene vegetación y una fuente natural de agua potable, que han permitido vivir a sus habitantes en cierto aislamiento. En la misma cala podemos visitar las ruinas del Castillo de San Pedro, con una torre del siglo XVI, que fue construido para defender la cala y la fuente de los piratas berberiscos. Más tarde se construyeron más estancias adosadas a la torre que se utilizaron como cárcel.

 Si nos sentimos con ganas, y fuerzas, de andar más, podemos continuar el camino que nos trajo hasta aquí, que nos llevará hasta la Cala del Plomo
 

Playa El Playazo


Una de las playas más bellas del parque es esta playa situada cerca de Rodalquilar. Con 400 metros de longitud y 30 de anchura es difícil no encontrar en este lugar el sitio ideal donde tender la toalla. La arena es fina y dorada, el agua es tranquila y la pendiente para sumergirse es progresiva, por lo que tiene unas condiciones para el baño excelentes. En verano sí que es cierto que la facilidad de acceso y la bondad del baño en esta playa la  masifican un poco. Las zonas usualmente donde se realiza el nudismo son a ambos lados de la misma.

 Para llegar debemos ir hacia el pueblo de Rodalquilar tomar el desvío señalado hacia el Playazo. Su acceso mediante coche se realiza por una pista de tierra y dispone de sitio donde aparcar el vehículo muy cerca de la playa. Desde el pueblo de Rodalquilar hay 3,4 kilómetros.

 A un lado está rodeada por montañas y al otro la flanquea el Castillo de San Ramón, un antiguo bastión defensivo construido en el siglo XVIII, que forma parte de una batería de 4 cañones que defendían el litoral desde el Cerrico Romero hasta la Cala de San Pedro. Este castillo durante la guerra de independencia fue muy castigado. El castillo está construido sobre una preciosa duna fosilizada que tiene unas vistas excelentes del playazo y de los acantilados de La Molata. Entre la duna hay un pequeña cala muy bonita donde se puede tomar el baño más resguardados del viento que en El Playazo. En este lado de la playa empieza el sendero de la Molata.

 Un camino que corre paralelo hacia la parte derecha de la playa nos llevará a Cala Bergantín, el camino es muy malo para los coches por eso aconsejamos hacer los 1,4 kilómetros que separan la zona de aparcamiento con la cala andando. La cala Bergantín a pesar de estar  muy abrigada del viento es muy mala para el baño porque está llena de bolos y piedras, sus aguas forman parte de una de las cuatro reservas integrales de la costa de Cabo de Gata por lo que la pesca o el buceo tampoco pueden practicarse.